¿Cómo se poda las rosas?

¿Cómo se poda las rosas?


Cómo se poda las rosas

Conseguir flores bonitas, fuertes y sanas es el objetivo primordial de cualquiera que tenga un rosal; lograrlo demanda riego y ciertos cuidados puntuales, entre ellos, eliminar la madera muerta, acción que se conoce como podar. Qué hacer y cuál es el momento preciso, son algunas de las preguntas que ahora, encontrarán respuesta.

¿Cómo y cuándo podar las rosas?

Indistintamente de donde estén, unos rosales bien cuidados, ¡quedan espectaculares! lejos de lo que suele pensarse, el cultivo de estos arbustos es bastante sencillo – de hecho, apenas demandan mantenimiento – la única tarea que requiere tener rosas hermosas es la poda.

Si aún se desconoce cómo y cuándo podar las rosas, la siguiente información viene como enviada del cielo, pues además de información puntual, se explica el paso a paso que permitirá disfrutar de una mayor cantidad de flores.

Tipos de rosales:

Lo primero que se debe tener claro es que existen dos clases de rosales: los trepadores y los arbustivos, y que en función de ello, requerirán cuidados específicos.

Los rosales trepadores:

También conocidos como “de enredadera” se caracterizan por la particularidad de requerir una poda que le confiera la forma que se le pretende dar a la rosa, además habrá que cortar los chupones y ramas que se entrecrucen. La idea en este tipo de rosas es que los brotes crezcan de la manera más horizontal que se pueda.

Los rosales arbustivos:

Contrario al caso anterior, las rosa en forma de arbusto tienen que podarse en forma de vaso ¿Qué quiere decir esto? intentar erradicar las ramas centrales y las que perjudiquen a las más fuertes; orientando las yemas hacia afuera.

Se cortaran seis de estas cuando se trate de ramas gruesas y tres, en el supuesto de ser pequeñas ¿y qué pasa con las que ya dieron flor? deberán recortarse unos 10 cm a fin de propiciar el nacimiento de nuevos brotes.

¿Cuál es el mejor momento para podar una rosa?

Más que el mejor momento – pues puede hacerse en distintos momentos del año – lo que tiene que considerarse es la cantidad de veces a realizar la labor. Un rosal tiene que podarse al menos anualmente; sin embargo, lo conveniente es que sean 2.

Los jardineros profesionales, realizan la primera poda a finales del verano, mientras que la segunda, concuerda con el fin del invierno, exceptuando regiones de clima suave, en las que suelen efectuarlas antes de tiempo, pues al ser arbustos de hoja perenne, los rosales pueden comportarse como caducas si el ambiente se muestra demasiado frío.

Lo que se debe evitar…

Entre las equivocaciones recurrentes de quienes cultivan rosas por primera vez, sin duda figura el dejar muy largos los tallos; es en la segunda poda – la del final del invierno – el momento idóneo para definir las ramas que crecerán en la siguiente primavera.

¿Qué herramientas se necesitan?

Una correcta poda está igualmente sujeta a contar con las herramientas adecuadas, enfatizando la necesidad de que las mismas estén en buen estado. ¿Cuáles son?:

  • Tijera de podar
  • Guantes de jardinería gruesos
  • Sierra de podar
  • Recipiente en el que depositar los restos para ser desechados.

Como se poda un rosal

Pasos para podar un rosal:

Lo prometido es deuda, a continuación el procedimiento a seguir para podar las rosas, explicado paso a paso a fin de facilitar su comprensión:

–          Primer paso: repaso del rosal

La poda comienza en las ramas superiores, de las que se cortará aproximadamente un tercio de su longitud, la idea es repasar el rosal; acto seguido, cortar el resto de las flores, hojas y retoños, aunque suene extremo, es lo que permitirá más adelante, un seguimiento detallado de la poda, ya que dará acceso a la rosa.

–          Segundo paso: deshacerse del crecimiento no deseado

Por lo general, este paso demanda el uso de la sierra de podar, pues se tendrán que cortar tallos gruesos; el objetivo será deshacerse de cualquier brote delgado y ramas gises o muy viejas. Es importante que todo lo que se sitúe por encima del crecimiento no deseado, vaya directo a la basura.

–          Tercer paso: seleccionar los tallos

Sólo entre 3 a 5 ramas conformarán el marco para la siguiente temporada, estas han de caracterizarse por su color verde, además de mostrarse vigorosas y sanas, lo que implica deshacerse del resto de tallos. Orientando la yema hacia afuera, se volverán a cortar las ramas seleccionadas, corte que fomentará el crecimiento de distancia desde el centro de la planta.

–          Cuarto paso: control de plaga y enfermedades

Terminados los cortes y retirados todos los restos de poda – incluidas hojas caídas y flores de comienzos de año – llega la hora de pulverizar con sulfuro de cal, el rosal y el suelo; será indispensable no postergar este paso, pues se corre el riesgo de sufrir el ataque de  plagas y enfermedades, sin apartar la probabilidad de quemar los nuevos brotes.

–          Quinto paso: renovar el abono

Podado y pulverizado el rosal, lo que resta es renovar el abono en torno a él; se aconseja que la capa de compost, estiércol o cualquier otra materia orgánica, sea de al menos 5 cm de espesor, dejando el riego de la base para el comienzo del nuevo crecimiento.

Consejo especial…

Se recomienda que finalizado cada corte, cubrir la herida de la planta con un poco de pasta cicatrizante, esto evitará que los hongos la afecten.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

No Te Pierdas Nuestras Últimas Entradas:

Deja un comentario