¿Cómo se prepara tu casa para soportar un huracán?

¿Cómo se prepara tu casa para soportar un huracán?


Esta preparada tu casa para soportar un huracán

Aunque no vivas en una zona que sufra el paso de huracanes, ciclones, tifones, tornados, tormentas tropicales o similares sigue leyendo, con el avance del cambio climático quién sabe qué puede pasar… y dónde.

Vale, me he pasado de catastrofista, pero el aumento de la temperatura de los océanos es uno de los factores que provocan estos fenómenos devastadores (aún no se sabe cómo afecta en cantidad, localización o fuerza).

Si has sufrido alguno ya sabrás que nada tiene que ver con el que transportaba a Dori y su perro Totó hasta los dominios del Mago de Oz. Puede que estos consejos no te aporten ideas novedosas, pero si para comprobar como los que aplicas son compartidos por otra gente, que eso siempre anima.

No se trata de que te pongas en marcha en el momento que salte la alarma sino con antelación, todas las precauciones sirven para adosados, chalets o casas unifamiliares y algunos de ellos los podrás poner en marcha también si vives en un bloque de pisos o apartamentos.

Si lo que pretendes es que tu hogar quede tal cual lo mejor es que acudas a Superman –o SuperLópez si te pilla más a mano-, estas sugerencias lo que pretenden es minimizar los daños.

Lo primero, al igual que en las artes marciales, es tener claros los puntos débiles, que no son otros que techo, ventanas, puertas y, si lo tuvieras, entrada del garaje: Son las que hay que reforzar para evitar que el viento pueda entrar. 

Para que las lluvias torrenciales y los fuertes vientos (o grandes olas si vives cerca de la costa) no te pillen de improviso, aquí van algunas sugerencias:

Cosas para preparar tu casa para soportar un huracán

  1. La cinta adhesiva y similares no es suficiente para evitar que el viento entre por las ventanas. Lo ideal son las ventanas resistentes a impactos (su precio no es tan ideal) pero sí que es conveniente contar con persianas en todas las ventanas y, claro está, bajarlas en caso de huracán.
  2. El último recurso para asegurar puertas, ventanas y cualquier tipo de abertura es clavar tablones de madera. Pero cuidado, si no son colocados correctamente los vientos huracanados pueden convertir los tablones en proyectiles y se peor el remedio que la enfermedad.
  3. No dejes en el exterior (ya sea porche, terraza, jardín o balcón) ningún objeto ni elementos fácilmente arrancables por el huracán como cubos de basura, muebles de jardín, Aquello que no pueda moverse te servirá como ancla. No cuentes con los árboles por si no resistieran.
  4. Otro lugar a despejar es el tejado, azotea o balcón: toca desmontar la antena o antenas (con cuidado de no desmantelar el cableado), tiestos, veleta, molinillos de viento o elementos decorativos.
  5. Si tienes algún mueble valioso o al que tengas un especial cariño, cúbrelo con plásticos.
  6. Para las puertas corredizas prepara o compra cuñas e incrústalas a lo largo de todo el marco.
  7. Lo más prudente es cerrar las llaves de paso del agua, del gas y cortar la electricidad hasta que todo pase o, al menos, evita el uso aparatos eléctricos.

Ah, y toma fotografías de tu casa antes de que llegue el huracán. Su valor no sólo es nostálgico, también te será útil a la hora de reclamar a la compañía aseguradora. 

No nos olvidamos del tema legal: repasa la letra pequeña de tus seguros (personal y de hogar) y haz un inventario de los bienes.

Una vez que la casa está preparada dentro de lo posible es momento de preocuparse de uno mismo y de los suyos:

  1. Escoge tu cámara blindada (o panic room), es decir, una habitación o tramo de pasillo sin ventanas para permanecer allí durante el paso del huracán. Tener un extintor a mano puede ser una buena idea. Basta que no lo tengas para que lo necesites, pura ley de Murphy.
  2. Todos los componentes de la familia han de saber qué hacer y tener claro un punto de encuentro ya pactado, algo así como un plan de emergencia y evacuación familiar.
  3. Si el huracán te sorprende en un edificio de varias plantas lo mejor es evacuarlo, pero si quedas atrapado, el consejo de los que saben del tema es que te refugies en los pasillos de un piso medio (ni el bajo ni el último piso).
  4. Los objetos importantes y valiosos (desde joyas a documentos) estarán seguros en la caja fuerte. Si no tuvieras, reúnelos en, por ejemplo, un tupper y no te separes de él.
  5. Si te animas a hacer un equipo de emergencia incluye provisiones no perecederas y agua para tres días. No olvides abrelatas, linterna, radio portátil, un teléfono móvil, pilas extra, mudas de ropa interior y los artículos especiales para bebés, ancianos o discapacitados que te acompañen.
  6. Atento si necesitas algún medicamento especial, tenlo a mano (como el botiquín) y hazte con una dosis extra por lo que pueda pasar.
  7. Es conveniente tener una fuente de energía que no dependa del suministro exterior: ya sea un grupo electrógeno, un generador que funcione con combustible, baterías, …
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

No Te Pierdas Nuestras Últimas Entradas:

Deja un comentario