¿Cómo se cura la neumonía?

¿Cómo se cura la neumonía?


La cura la neumonía

La neumonía o pulmonía es un tipo de infección que origina una hinchazón de los pulmones. Puede originarse por una extensa pluralidad de microorganismos/bacterias, hongos o virus. Casi siempre, se origina luego de una gripe muy fuerte que no fue curada en su totalidad.

Los pulmones están constituidos por pequeños “sacos” que se llaman alveolos que, en las personas con buena salud se llenan de aire al respirar. En cambio, en los pacientes con neumonía se colman de pus y líquidos. Por eso, la respiración se vuelve dolorosa y restringe la absorción del oxígeno.

Este malestar es una enfermedad bastante recurrente en la población. Es más frecuente durante el invierno o cuando la persona recibe cambios de temperatura seguidamente. Aunque se puede dar de forma leve, en algunos casos se complica y requiere de hospitalización.

El tratamiento

Para realizar el diagnostico, el médico debe examinar el tórax y realizar una radiografía. El tratamiento en las neumonías es a base de fármacos antibióticos.

Existe una variedad importante de medicamentos para tratarla y la elección del indicado es luego de conocer el germen que provocó la infección y analizar la gravedad del paciente y de la enfermedad.

En una gran mayoría de los casos, no es necesario dar con el germen, a menos que se trate de una neumonía grave que no responda a los tratamientos. En estos casos, es necesario hacer técnicas diagnósticas, como cultivo de muestras respiratorias, de sangre o punciones pulmonares.

Sin embargo, es necesario aclarar que el tratamiento va a depender siempre del tipo de neumonía y particulares del paciente.

Tipos de neumonía

Esta enfermedad se puede clasificar según el lugar y el momento en que los pacientes se han contraído:

  • Neumonía contagiada en una comunidad:Se contrae fuera de los centros de salud, se da por alguna infección por diferentes microorganismos.
  • Neumonía hospitalaria: Se adquiere dentro del ambiente hospitalario. Tiende a ser mucho más fuerte porquelas defensas del individuo ya están afectadas y la enfermedad se hace resistente a los antibióticos.

Las bacterias que originan la neumonía adquirida en la comunidad son distintas a las que provocan la hospitalaria. Por eso, en el tratamiento se usan antibióticos diferentes.

Los factores de riesgo

Hay varios factores de riesgo como consumir alcohol y tabaco, mala nutrición, uremia o la enfermedad pulmonar (EPOC). Más en concreto, estos son los componentes que incrementan las probabilidades de desarrollar neumonía:

  • Tener más de 65 años o menos de 5 años.
  • Ser fumador. Los fumadores tienen  un 51 % más de peligro que los pacientes no fumadores.
  • El alcoholismo.
  • La desnutrición.
  • Padecer de laguna enfermedad crónica pulmonar.
  • Sufrir de demencia, haber tenido algún accidente cerebrovascular, lesión o parálisis cerebral o cualquier otro trastorno cerebral.
  • Dificultades en el sistema  inmunitario luego de recibir tratamiento contra el cáncer o SIDA.
  • Haber tenido una cirugía o traumatismo reciente.

Sus síntomas

Los síntomas de la neumonía suelen ser un conjunto de malestares relacionados a las vías respiratorias y afectación del estado en general. Algunos síntomas son:

  • Fiebre de más de 38 grados.
  • Tos.
  • Expectoración.
  • Dolor torácico.
  • Dificultad para respirar, conocida como disnea.

En las personas de la tercera edad es habitual la escasez de fiebre, pero sí aparece  confusión. La neumonía puede llegar a ser muy grave y por ello, en cualquier de los casos o en la mínima sospecha, es recomendable acudir a un centro de salud.

Mientras más rápido se haga el diagnóstico y se aplique el tratamiento, la gravedad disminuirá y el paciente estará fuera de peligro y saludable.

Otro post relacionados que te pueden interesar de dolencias

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

No Te Pierdas Nuestras Últimas Entradas:

Deja un comentario