¿Cómo se contagia la meningitis?

¿Cómo se contagia la meningitis?


La meningitis

La meningitis es una enfermedad que suele presentarse de dos tipos: la bacteriana y la viral. Ambas se transmiten muy rápidamente de una persona enferma a una sana, si no se toman las medidas sanitarias de rigor.

Esta afección ocurre cuando se inflaman las meninges, unas membranas que recubren el cerebro, así como a la médula espinal. Hay que estar muy atentos a los síntomas que se presentan para poder aplicar el tratamiento adecuado.

La meningitis en general se manifiesta en el paciente así:
  • Dolor de cabeza
  • Cuello rígido
  • Fiebre muy alta
  • Piel con erupciones
  • Sensibilidad a la luz
  • Malestar general que produce falta de energía

De acuerdo con los especialistas, la meningitis causada por un virus es la más común, aunque representa menos gravedad en los pacientes. El agente causante es muy parecido al que origina las gripes y resfriados ordinarios.

Mientras que la meningitis bacteriana es más complicada y si no se atiende oportunamente, puede generar daños severos en la persona. Algunas de las bacterias causante de esta enfermedad son los estreptococos del grupo B, Escherichia coli (E. coli) y Listeria monocytogenes.

Asimismo, en los niños de entre los 2 y 10 años, las bacterias por meningitis que actúan son Streptococcus pneumoniae (neumococo) y Neisseria meningitidis (meningococo).

Transmisión de la meningitis

La meningitis se llega a transmitir entre personas cuando el enfermo tose o estornuda y expulsa gotas que se asimilan en las manos o superficies. El contacto directo a través de besos, compartir el mismo espacio, utensilios de cocina, entre otros, es la vía más efectiva de pasar la afección.

El tiempo de incubación de la meningitis va de entre dos a 10 días, aproximadamente, cuando el individuo comienza a presentar los síntomas.

Para evitar la propagación de la enfermedad es importante que el paciente permanezca aislado mientras tenga síntomas y cumpla con medidas de higiene constantes, como el lavado de las manos y el uso de tapabocas.

La persona tiene que someterse a un tratamiento especial. En el caso de la meningitis por meningococo debe permanecer en un centro asistencial a fin de atender cualquier tipo de complicación en la salud. Por lo general, el paciente se recupera en su casa cumpliendo con recomendaciones básicas como reposo, ingerir muchos líquidos y cumplir con la toma de fármacos que ayuden a mitigar el dolor.

De acuerdo con los especialistas, la meningitis tiene a tener un período de tiempo de menos de 15 días, pues después cede con los medicamentos apropiados y los cuidados de rigor.

¿Cómo se diagnostica?

A través de una serie de pruebas se puede tener un diagnóstico exacto de meningitis. Una de esas evaluaciones se realiza tomando una muestra del líquido cefalorraquídeo, tras una punción lumbar. Es la manera más efectiva de determinar si existe una inflamación o cualquier otra señal que indique meningitis.

Es importante atender correctamente a los pacientes de esta afección, porque las complicaciones son difíciles de superar, como por ejemplo problemas auditivos, afectación neurológica e incluso, retraso en el aprendizaje. Igualmente, se pueden presentar daños en los riñones, el corazón y las glándulas suprarrenales, como consecuencia de la propia infección.

Afortunadamente, las empresas farmacéuticas crearon vacunas para combatir la meningitis por neumococo y meningococo, las cuales se colocan en la niñez y con refuerzos hasta los 16 años, más o menos. La edad escolar es la etapa más vulnerable y riesgosa de poder contraer la enfermedad, por ello se hace énfasis en que se inmunicen a los infantes y adolescentes.

También se trata de cubrir a las poblaciones que estén en situaciones específicas, como por ejemplo viajar a países donde haya brotes de meningitis.

La prevención es importante

Como cualquier otra enfermedad viral, la prevención de la meningitis es la mejor alternativa para poder cuidarse. Es necesario enseñarles a los niños desde la edad escolar, lo fundamental de lavarse las manos constantemente y de forma profunda, especialmente antes de comer y luego de ir al baño.

También se recomienda que no tengan contacto con personas enfermas, sea cual sea la condición, pues la población infantil es más propensa a contagiarse muy rápido de gripes, por ejemplo.

Las normas de higiene siempre son prioritarias y se debe hacer presión para reforzar los hábitos tanto en casa como en las escuelas. En los lugares donde hay agrupación de niños y jóvenes se tienen que aplicar las medidas preventivas de rigor.

Siempre que se sospeche de la presencia de meningitis, es vital que el paciente sea llevado a un centro asistencial con el fin de realizar el diagnóstico y tomar las medidas oportunas. Vale recordar que esta infección es contagiosa y tiene que ser controlada para evitar la propagación.

La meningitis es una enfermedad que puede evitarse y controlarse, por ello es importante trabajar en las medidas preventivas y reforzar la vacunación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

No Te Pierdas Nuestras Últimas Entradas:

Deja un comentario