¿Como se cura la bronquitis?

cura

Los remedios caseros son la mejor opción cuando se trata de tratar la bronquitis. Los ensayos de investigación han demostrado que los antibióticos no son efectivos para el tratamiento de la bronquitis. A pesar de la evidencia de ineficacia y pautas claras en el mundo médico, la tasa de prescripción de bronquitis aguda realmente ha aumentado. Las investigaciones sugieren que quizás no quieras molestarte con los medicamentos para la tos.

“Evitar el uso excesivo de antibióticos para la bronquitis aguda debe ser una piedra angular de la atención médica de calidad”, escribieron los autores de un estudio de 2014 publicado en The JAMA Network Journals. Si padece bronquitis, obtenga alivio de los remedios caseros naturales a continuación.

¿Tu objetivo cuando tienes bronquitis?

Disipe la flema en su pecho y haga que se mueva, para que pueda expulsarla por la tos. El enfoque más directo para sus pulmones es el aire que respira, por lo que los tratamientos de inhalación son un primer recurso. Piense en ellos como una limpieza a vapor para sus vías respiratorias. La comida y bebida correctas también pueden ayudar a mantener la mucosidad en movimiento. Dígale a su jefe que no estará en la oficina si tiene alguna de estas señales que debe llamar por enfermedad.

Al mismo tiempo, querrás colocar algunos germicidas en el ecosistema de tu cuerpo para que los insectos que se adhieren a ese moco se desalienten poderosamente. A continuación, le indicamos cómo proceder:

4 remedios caseros para la bronquitis que usan vapor

Respira vapor. Puedes hacer eso solo tomando una ducha caliente, por supuesto. O vierta agua hirviendo en un recipiente y métase sobre ella, cubriéndose la cabeza con una toalla. Inhalar el vapor ayudará a aflojar las secreciones en sus pulmones.
Para que el tratamiento con vapor sea aún más efectivo, agregue unas gotas de eucalipto o aceite de pino al agua. El eucalipto ayuda a ablandar el moco en las vías respiratorias obstruidas y tiene algunas propiedades antibacterianas. (Si desea usar hojas de eucalipto, simplemente hiérvalas en una olla de agua, luego retírela del fuego e inhale el vapor). El aceite de pino actúa como un expectorante, por lo que le ayudará a “sacar” la flema de los bronquios. . ¿Tosiendo mucho? Obtenga algunos remedios para lidiar con una tos persistente que no cesará.

Enciende un humidificador en tu habitación cuando duermas para humedecer el aire que respira. Pero asegúrese de seguir las instrucciones del fabricante para limpiar el humidificador. De lo contrario, las bacterias y el moho pueden acumularse en las obras.
Si tiene un humidificador de niebla fría y ultrasonido, agregue el contenido de una botella de una pinta de peróxido de hidrógeno al 3% y un cuarto de taza de agua. El peróxido de hidrógeno funciona para diluir el moco e incluso puede ayudar a controlar la infección. Puede dejar el humidificador funcionando día y noche para que respire constantemente los vapores.

Formas naturales para adelgazar el moco

Para diluir el moco y ayudarlo a toser más fácilmente, tome mucha agua, al menos ocho vasos de 250 ml al día. Y evite el alcohol y las bebidas con cafeína, que deshidratan su sistema y hacen que el moco sea más difícil de desalojar.
Coma pimientos chile, salsa picante o platos preparados con pimienta de cayena. Los alimentos ardientes no solo hacen que se te salga la nariz, sino que también diluyen la mucosidad en tus pulmones, lo que te ayuda a toser más productivamente.
Bebe té de gordolobo. Mullein, un remedio popular tradicional para las afecciones respiratorias, ofrece otra forma de eliminar el moco de los pulmones. Contiene saponinas, que ayudan a aflojar la flema, junto con un mucílago gelatinoso que alivia las membranas mucosas sin procesar. Hierva una taza de agua, retire del fuego y vierta en dos cucharaditas de hojas secas de gordolobo. Deje reposar el té durante 10 minutos, luego cuele las hojas mojadas y beba el té. Puedes beber hasta tres tazas por día.
Evita los productos lácteos. La leche de vaca contiene lactoalbúmina, que estimula la producción de moco en el tracto respiratorio superior e inferior y en los intestinos. (Los terneros jóvenes, con cuatro estómagos, necesitan este moco extra para ayudar a proteger sus tractos intestinales de los ácidos fuertes del estómago.