¿Como se cura la fisura anal?

cura

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LAS FISURAS ANALES?

La mayoría de las fisuras anales no requieren cirugía. El tratamiento más común para una fisura anal aguda consiste en hacer las heces más formadas y voluminosas con una dieta alta en fibra, así como la utilización de suplementos de fibra sin receta (un total de 25-35 gramos de fibra / día). Los ablandadores de heces y el aumento de la ingesta de agua pueden ser necesarios para promover deposiciones blandas y ayudar en el proceso de curación. Los anestésicos tópicos, como la lidocaína, pueden usarse para el dolor anal y los baños tibios (baños de asiento) durante 10-20 minutos varias veces al día (especialmente después de las evacuaciones) son calmantes y promueven la relajación de los músculos anales, lo que ayuda al proceso de curación . Los analgésicos narcóticos no se recomiendan para las fisuras anales, ya que promueven el estreñimiento. Estas medidas no quirúrgicas ayudarán a lograr la resolución del dolor y el sangrado y, potencialmente, curarán más de la mitad de las fisuras agudas sin prácticamente efectos secundarios.

Se pueden prescribir otros medicamentos, cuando un paciente tiene una fisura de tipo más crónica, que promueve la relajación de los músculos del esfínter anal. Su cirujano analizará los beneficios y los efectos secundarios de cada uno de estos con usted. Las fisuras crónicas generalmente son más difíciles de tratar, y su cirujano puede aconsejar el tratamiento quirúrgico como tratamiento inicial o después de intentos de tratamiento médico.

MEDICAMENTOS QUE SE PUEDEN PRESCRIBIR PARA TRATAR LAS FISURAS ANALES:

Ungüento de nitroglicerina

La nitroglicerina es un medicamento comúnmente recetado que se combina con ungüento de petróleo para ayudar a tratar las fisuras anales agudas y crónicas. La nitroglicerina actúa relajando químicamente el músculo del esfínter anal interno, lo que disminuye la presión del esfínter y, posteriormente, aumenta el flujo de sangre al sitio de la lesión, lo que resulta en la curación de la fisura. La curación se produce en al menos el 50% de las fisuras crónicas y la pomada se puede utilizar con las medidas no operativas mencionadas anteriormente, como aumentar la ingesta de fibra y agua. El principal efecto secundario de la nitroglicerina es el dolor de cabeza, que se informa en al menos 20-30% de los pacientes. También se debe advertir a los pacientes que puede producirse una caída en la presión arterial, especialmente si se toman otros medicamentos antihipertensivos. La nitroglicerina puede usarse por períodos de tiempo variables y puede utilizarse nuevamente si no se logra una curación sostenida. Las tasas de recidiva son más altas con la nitroglicerina que con la cirugía, pero los efectos secundarios son menores.

Bloqueadores de los canales de calcio

Estos medicamentos incluyen diltiazam y nifedipina. Ambos funcionan de manera similar al ungüento de nitroglicerina y se han asociado con la curación de las fisuras anales crónicas en el 65% al ​​95% de los pacientes. Los efectos secundarios son similares a la nitroglicerina en cuanto a la caída de la presión arterial, pero se informa que los dolores de cabeza son menores, con hasta un 25% de los pacientes afectados. Las formas orales de bloqueadores de los canales de calcio también están disponibles, pero generalmente dan como resultado una menor cicatrización de las fisuras y más efectos secundarios que el tratamiento tópico.

¿EL PROBLEMA REGRESA?

Las fisuras pueden reaparecer fácilmente, y es bastante común que una fisura completamente cicatrizada vuelva a aparecer después de un movimiento intestinal intenso u otro trauma. Incluso cuando el dolor y el sangrado disminuyeron, es muy importante continuar con buenos hábitos intestinales y una dieta alta en fibra como un cambio de estilo de vida. Si el problema vuelve sin una causa obvia, se puede requerir una evaluación adicional.

¿QUÉ SE PUEDE HACER SI LA FISURA NO CURA?

Una fisura que no responde a las medidas conservadoras debe volver a examinarse. Las defecaciones persistentes, duras o flojas, las cicatrices o los espasmos del músculo anal interno contribuyen a retrasar la cicatrización. Otros problemas médicos como la enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn), infecciones o tumores anales pueden causar síntomas similares a las fisuras anales. Los pacientes que sufren de dolor anal persistente deben ser examinados para excluir estas enfermedades. Esto puede incluir una colonoscopia y un examen en la sala de operaciones bajo anestesia con biopsias y cultivos de tejidos.

¿QUÉ IMPLICA LA CIRUGÍA PARA LA FISURA ANAL?

Las opciones quirúrgicas para tratar la fisura anal incluyen la inyección de toxina botulínica (Botox) en el esfínter anal y la división quirúrgica de una porción del esfínter anal interno (esfinterotomía interna lateral). Ambas se realizan típicamente como procedimientos para pacientes ambulatorios. El objetivo de estas opciones quirúrgicas es promover la relajación del esfínter anal, disminuyendo así el dolor y el espasmo anal, lo que permite que la fisura sane. Si hay una pila centinela presente, se puede eliminar para promover la curación de la fisura.

Todos los procedimientos quirúrgicos conllevan algún riesgo, y tanto la inyección de Botox® como la esfinterotomía raramente pueden interferir con la capacidad de controlar el gas y las heces. Su cirujano de colon y recto discutirá estos riesgos con usted para determinar el tratamiento apropiado para su situación particular.

Se da especial consideración a los pacientes con incontinencia anal establecida, lesión conocida del músculo del esfínter anal.